EL CONCURSO DE ACREEDORES. LA REALIDAD